Lecciones de liderazgo: aprendiendo de Papá Pitufo

Acaba de estrenarse en España la película de los pitufos, entrañables enanitos azules surgidos de cómics y dibujos para niños.

¿Para niños? Bueno, quizá no tanto. Cien tipos viviendo juntos en una comunidad armoniosa que no necesita Policía y que carece de desigualdades sociales… es para tomar nota, ¿no? Tal vez no lo sepas, pero hay quien cree que la intención oculta de Peyo, el creador de estos personajes, era inculcar en los niños la utopía comunista. Eh, la conspiranoia es gratis, ¿eh? Y en los largos años de la Guerra Fría se dijeron tonterías más grandes.

Para los devotos de este enfoque, todo son pistas: visten igual, no utilizan moneda alguna… y la palabra inglesa para llamar a los pitufos, smurf, en realidad es (según ellos) el acrónimo de Socialist Men Under A Red Father (‘hombres socialistas bajo un padre rojo’). El “padre rojo” es obviamente Papá Pitufo, el líder indiscutible de la comuna (digo, aldea). A esta gente no les parece relevante el hecho de que Peyo fuera belga y el nombre original de las criaturitas sea schtroumpfs (al que es más difícil sacarle un acrónimo). Vuelvo a decirlo: las teorías de la conspiración son tan entretenidas como gratuitas.

Y, sin embargo, tienes mucho que aprender de Papá Pitufo si quieres ser un buen líder. No, no he bebido. De verdad. Fíjate un poco: cien tipos de similar estatura y formación, pero cada uno con su carácter (está el sabelotodo, el gruñón, el fortachón, el…). Y todos hacen caso al de la barba. ¿Por qué? ¿Qué herramientas de terror utiliza? ¿Qué intrigas traza para salirse con la suya? Ninguna. Lo cierto es que no hace nada de nada. No le hace falta. Ni siquiera tiene que mandar: basta que hable para que otros le obedezcan. Aunque hable bajito.

No le obedecen porque le teman a él o porque teman las consecuencias de ir en otra dirección o porque alguien les obligue a tratarle como un jefe.

Papá Pitufo tiene auctoritas. Ni más ni menos. Autoridad moral reconocida ‘de facto’ por el resto. Si no me falla la memoria y me pongo a mezclar filósofos, Aristóteles mismo la consideraba la mejor forma de autoridad, desde luego muy superior a la potestas… es decir, la autoridad que tienes porque otro te ha nombrado algo o porque otro te deja que escribas un cargo fardón en tu tarjeta de visita.

El barbas vestido de rojo ni siquiera tiene tarjeta. Lleva un equipo de cien tipos como si nada. Incluso cantan y sonríen cuando hacen lo que les han pedido.

¿Cuántos líderes en tu entorno pueden decir lo mismo?

Advertisements
Lecciones de liderazgo: aprendiendo de Papá Pitufo

One thought on “Lecciones de liderazgo: aprendiendo de Papá Pitufo

  1. Juana says:

    Los pitufos tienen solo una chica …. jajajajaja

    El pitufo más sabio es el “lider”. ¿Somos capaces de detectar quien es el más sabio? …. hay que estar muy evolucionado para saber eso ….

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s