¿Me está usted llamando tonto?

Una de las claves de la buena comunicación es que se base en el respeto al otro. Sólo se puede pedir respeto y escucha si primero se demuestran ambas cosas activamente.

La comunicación comercial (publicidad) no sólo no es una excepción, sino un tipo de comunicación en el que hay que tener especial cuidado. Al fin y al cabo estás transmitiendo un mensaje interesado que a la otra persona ya le supone un precio (aunque sea en tiempo). Así que la muestra de respeto debe resultar más clara y estar presente desde el principio.

Ya no ocurre muy a menudo, por eso creo que la nueva campaña en TV de Servihabitat merece un post. Por su torpeza comunicativa.

“Ahora puedes proponernos tú el precio que quieres pagar por el piso”. Esa es la gran novedad que justifica invertir en un spot televisivo y entrar en mi hogar.

¿Ahora puedo? ¿En serio? Estooo, ¿tú conoces a alguien que haya comprado una vivienda sin negociar el precio? Yo no.

Además, por supuesto, basta leer las condiciones para confirmar lo evidente: Servihabitat se compromete a dejarte ofrecer el precio que tú quieras, que luego ya verán ellos si lo aceptan o no. Obvio. Tan obvio como que tú puedes hacer la oferta que quieras en cualquier otra inmobiliaria. O sea que en realidad te están anunciando que tienes derecho a hacer lo que ya has hecho siempre. Que puedes osar proponerles una oferta a la baja, si te atreves.

Gracias por nada, amigos.

En resumen: La Caixa se ha dejado un dineral, se ha inventado un icono de etiqueta amarilla… Y ha quedado como una marca que me trata como si fuera idiota. Vendiéndome una no-novedad que supone una no-prestación adicional y que tampoco diferencia su oferta de la de ninguna otra inmobiliaria.

Estoy seguro de que no es la intención de La Caixa tomarnos abiertamente por imbéciles. Ni la de Servihabitat. Ni la del creativo que ha diseñado la campaña. Me atrevo a pensar que han pretendido recordar a muchos usuarios que los precios que aparecen en su web no son más cerrados que los que se manejan en otros soportes, intentando darles un empujoncito para que recuerden que están abiertos a negociar. Pero estamos en un mundo cruel: no cuentan las intenciones, sólo los resultados.

El resultado en este caso es un clarísimo efecto WTF? al ver el spot. Traducido en castellano, una sensación de quémestáscontando.

Tanto si elaboras una nota de prensa como una campaña televisiva completa, lo peor que te puede pasar es que destiles toda tu propuesta en un slogan y la respuesta sea: ¿Y?

Advertisements
¿Me está usted llamando tonto?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s