Es la usabilidad, estúpido

Ficod 2011 me ha dejado mejor sabor que la edición del año pasado donde, ya lo dije, algunos parecía que acababan de descubrir qué era eso de la ‘intenné’.

By hellojenuineNo sé si el nivel ha sido más alto o simplemente yo he elegido mejor a qué sesiones me metía. Pista: he huido de las agencias de publicidad y los grupos de comunicación y los grandes portales. Sí, seguro que tienen mucho que enseñar. Sobre cómo seguir cayendo. No me apetecía aburrirme.

Empecemos por Tim O’Reilly, francamente mejor ponente inaugural que el Guy Kawasaki de 2010. Kawasaki no estuvo mal, pero se limitó a presentar su próximo libro y a demostrar que era un buen orador. O’Reilly vino con un discurso de más enjundia, sobre todo para los que trabajamos en la industria de los contenidos.

El resumen ejecutivo es este: la próxima vez que un desconocido te diga que el contenido es el rey, rocíalo con spray de pimienta y sal corriendo.

No, el contenido no es el rey. Ahora que lo pienso y lo reposo un poco, nunca lo fue. La gente compaba el periódico porque allí veía los clasificados y las esquelas y la parrilla de la tele y, oh, sí, algunas noticias. La soberbia de los periodistas les llevó a analizarlo completamente al contrario, creyéndose que los ciudadanos se desvivían por su ingeniosa prosa y sus utilísimos datos.

O’Reilly no lo dijo así y no se centró en el modelo prensa, pero sus frases son reveladoras:

No somos una empresa editora, sino una compañía de medios de comunicación diversificada que se centra en qué puede hacer por las comunidades que emergen en torno a la tecnología.

La evolución el contenido le lleva a ser más rico, más vinculado a su contexto… y a desaparecer absorbido por los servicios.

De hecho, el público ya no está consumiendo los medios de comunicación como tales (sino los servicios).

O’Reilly también dijo cómo ganaba dinero su empresa en estos tiempos de piratería y miedo: “Confiamos en que nuestros consumidores pagarán por nuestros productos porque creen en lo que hacemos”. Nótese que este señor no ha inventado un complicado modelo de negocio con DRM ni ‘paywalls’ que dificulten el acceso a sus contenidos. Ha vencido al miedo ignorándolo, mientras sectores industriales enteros siguen abrazándose las rodillas y esperando que todo pase.

La presentación del informe ‘El precio de los contenidos digitales. ¿Qué valor económico otorgan los ciudadanos a los contenidos digitales?’ de Iclaves trajo un debate en la misma dirección. Y, por fin, algunas conclusiones incómodas:

Lo que dice el estudio es que, para que el usuario decida pagar por contenido, lo de menos es el contenido. Sí, has leído bien. No se trata de hacer mejores películas o mejores periódicos. Lo de menos para el usuario es el contenido porque todo lo que ofrezcas puede conseguirlo por la vía pirata, gratis, con la misma calidad de reproducción.Y lo sabe.

By Lynda GiddensPor tanto, lo que le decide a rascarse el bolsillo es que sea más cómodo pagar que conseguirlo gratis. Ahí entra la rapidez de descarga y otra serie de condiciones técnicas que tienen que ver con dar buen servicio al cliente en el momento y lugar en que el cliente lo demanda. Y no estar más preocupado de dialogar con Jurídico para ver cómo inventamos sistemas ‘antipiratas’ que cualquier niño desmantelará en dos horas.

Otra conclusión del estudio es que, dada una oferta legal de calidad, era bastante grande el porcentaje de usuarios dispuestos a pagar. Pero, claro, siempre de acuerdo a la definición de calidad que hace el cliente, no la empresa productora. Cito más ejemplos: facilidad y variedad de pasarelas de pago, amplio catálogo, facilidad de búsqueda, etc.

Es triste que haya que explicar en pleno siglo XXI que ‘calidad’ es lo que el cliente dice que es, no lo que tú pretendes venderle porque te haría mucha ilusión que te lo comprasen. Es triste que haya que explicar hoy en día que hacer negocios en Internet pasa por las tres claves que forjaron el éxito de los ‘gadgets’ de Apple, ni más ni menos: sencillez de uso, sencillez de uso y sencillez de uso.

Pero más triste aún es que algunos no tomen nota ni a la de tres.

Es la usabilidad, estúpido. La usabilidad… o la quiebra.

Advertisements
Es la usabilidad, estúpido

One thought on “Es la usabilidad, estúpido

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s